miércoles, 8 de abril de 2009

Etapa 4: aguas de moura - lisboa. La ruta de los castillos

DATOS
Hasta palmela
Hora de salida: 8:16
Tiempo total: 6:13
Km:  40.0
Tiempo pedaleando: 2:41
Velocidad media: 14.8
Velocidad máxima: 51.6

En Lisboa
Hora de salida: 15:56
Tiempo total: 1:40
Km:  10.8
Tiempo pedaleando: 0:55
Velocidad media: 11.8
Velocidad máxima: 53.8

CRÓNICA

Esta etapa nos llevó en un agradable paseo desde aguas de moura a setubal, de allí a palmela donde cogímos un tren a lisboa.

Partimos a la hora de siempre dando las gracias al comandante por el trato y acogida recibidos... Y acto seguido también el ya tradicional desayuno. De ahí hasta setubal un corto recorrido con temperatura más bien baja y mucho tráfico... Pero llegar allí y subir al castillo para contemplar las vistas de la ciudad y de la ría, merece cualquie esfuerzo, incluso el de salvar la fuertes pendientes de subida. De 0 a 100 metros en menos de 1 km de distancia.

Tras un extenso reportaje fotográfico, bajamos de nuevo al pueblo y allí nos encontramos con una pareja de alemanes que van en bicicleta desde porto a faro... Y ya, por fin, camino a Palmela.

Para llegar allí hay 2 alternativas, una carretera comarcal y la nacional 525. Pues bien, todos nos aconsejaron la nacional diciendo que tenía menos tráfico, pero lo cierto es que la otra alternativa era mejor... Lo pudimos comprobar desde el castillo de palmela, a más de 250 metros de altitud desde donde pudimos ver, por fin lisboa, y que domima decenas de kilómetos a la redonda.

Desde aquí pongo mi granito de arena para que el camino de Santiago portugués sea marcado desde setubal y/o palmela. En setubal existe el barrio de Santiago y muchos locales y urbanizaciones con ese nombre... Y en el castillo de palmela, la iglesia principal está dedicada al apóstol, hay un centro de estudios de camino y una exposición permanente... Además el sitio es privilegiado por ubicación, vistas, atractivo y como símbolo e hito del camino.

Cuando ya no teníamos más que fotografiar y ya habíamos pateado hasta el último rincón del castillo, bajamos a la nacional, désandando camino y comiendo en un restaurante de la carretera por 7.50 euros un buffet libre impresionante!

Por último, ya llenos a reventar, bajamos a la estación de palmela y sacamos un billete de tren a lisboa. Podríamos haber seguido más en bicicleta, pero a partir de ahli, no hay nada interesante para el peregrino, hay ya muchísimo tráfico, al final tienes que acabar cogiendo el tren para cruzar el puente y ademas de todo esto, lisboa merece todo el tiempo que se le pueda dedicar y más!

He de advertir que la información en la estación deja bastante que desear para alguien de fuera. En ningún caso da indicaciones de que los trenes van a lisboa... Habrá que tomar el tren a Roma-Areeiro, que es la última de las 4 estaciones de la ciudad y, además hay 2 empresas de trenes diferentes. La que debemos tomar es la de fergobus, que pasa cada hora excepto horas punta que pasa cada media hora.

Es aqui donde tuvimos un pequeño desencuentro Santos y yo ya que estaba bastante nervioso por no tener los horarios y los sitios bajo control, y no fiarse de mi, que lo tenía todo bien controlado, jejeje... Duelo de tercoa, vamos... Y, aunque el resultado es lo de menos, gano 1 a 0 jejeje

El destino del tren es campolide, perímera estación de lisboa, a la que se llega después de cruzar el puente de hierro 25 de abril desde el cual se puede ver, bajo las vías, el agua del mar... Impresionante!!!

Una vez allí, solamente se necesitan 3 referencias para llegar a la Se, que es el punto de partida del camino. Desde la estación ha de llegarse a la plaza de España, subir a la derecha todo recto, por delante del corte inglés hasta la plaza del marqués de pombal, bajar la avenida da liberdade y antes de llegar a la plaza del comercio, girar a la izquierda y subir hasta la Se. Allí os sellarán la credencial y para pernoctar os enviarán a la iglesia de san nicolao o a la pousada da juventude.

Tras pasar por la iglesia y no tener alojamiento, nos vinimos a la pousada, que está justo al lado de nuestra anterior aproximación al marqués de pombal, en la calle andrade corvo 46, con lo cual recomendamos a futuros bicigrinos a pasar antes por aquí, ya que hoy sólo quedaban cuando llegamos, 4 camas.

Las instalaciones son de lujo y cuesta 17 euros desayuno incluido.

Después quedamos para tomar algo con mi ahíjada Carmen y una amiga, Carolina, y para cenar en el bairro alto mientra mi ahíjado Pedro, nos dejaba tirados por un partido de fútbol... Que, por supuesto, perdieron!

Nos tomamos un buen bacalhau con natas, buen vino do alentejo y muchas risas con las peculiaridades del español y el portugués... Luego, una copa de ginga, es decir, licor de guindas, y cuando Pedro llegó, un licor beirao, que no tiene nombre en español pero que todo el que venga a Portugal, debe probar.

Después, tras un pequeño rally por lisboa, nos dejó en el albergue. Eso sí, un poco mareados, por la conducción... O sería por la mezcla? O por la cantidad?... Que más da!

REFLEXIÓN

Mañana empezaremos el camino ya marcado que nos llevará a Santiago. Desde luego que hasta ahora hemos estado peregrinando, pero un camino no es camino si no se comparte una parte, grande o pequeña, con otros peregrinos... Y eso es lo que he echado en falta estos días.

Hoy en el albergue nos dijeron que hace 3 días se alojaron 2 alemanes y un francés que iban caminando... Pues esperamos conocerles en el camino!

MAÑANA

Mañana volveremos a la Se para comenzar a perseguir flechas amarillas durante cientos de km hasta Santiago.... Parece ser que la señalización no es demasiado completa pero confiamos llegar a santarem sin contratiempos.

Por ahora el tiempo ha sido bueno, anque hoy ya había nubes amenazantes y las temperaturas han bajado bastante... A ver si aguanta.

Boas noites et ultreia et suseia

2 comentarios:

calan dijo...

Como vais??? Bicigrinos Costaleros.

Menos mal que el tropiezo de ayer con aquel bombeiro y el bar no minaron vuestra ilusión. Pero ya sabeis, un bicigrino no hace ascos a nada, ni ante 4 mosquitos muertos, jajaja

Me encanta Lisboa, espero volver pronto, y por lo que veo algo de marchilla tuvisteis, a tenor del horario de la publicación. Ay Marketes, que nos conocemos...

Seguid así. Si puedo seguiré el blog, que en estas fechas me voy a tierras leonesas, muy cerca del Camino Frances, como bien sabes.

Un saludos desde la Ciudad Termal por excelencia.

Ignacio

Sebas dijo...

Ja,ja creía que Santos estaba nervioso porque se le hacía de noche.
Salúdale de nuestra parte.


Toñi y Sebas