martes, 2 de abril de 2013

Etapa 9: Luarca - Lourenzá

Hoy fue un día raro donde estuvimos casi más tiempo recogidos de la lluvia que pedaleando. Además, cometimos un error importante alargando la etapa desde Ribadeo a Lourenzá... Pero de lo malo hay que sacar lo positivo y de los errores aprender.

Hoy se nos pegaron las sábanas... Por cierto, que lujo dormir con sábanas después de tantos días con el saco!! Estos pequeños lujos que pasan desapercibidos en nuestra vida diaria y que en nuestro peregrinar (y desgraciadamente, para mucha gente en su día a día) son un lujo.

Salimos pasadas las 9 del hotel y nos fuimos a desayunar. Pasadas las 9 y media empezamos a pedalear ya que a partir de las 11 se preveía agua.
Hoy también la N634 fue nuestro rodillo ;)... Eso si, con un viento en contra bastante fuerte que hacia difícil avanzar con cierta rapidez.
El día estaba feo y nosotros con pocas ganas... Así qué a eso de las 11, bocadillo de pollo en un lugar mítico de la nacional: El Crucero.
Aún teníamos 45' de margen y apuramos el paso hasta que ya, la lluvia se nos echo encima en uno de los escasos senderos del día de hoy. Rápidamente buscamos cobijo en una parada de autobús cercana y allí, subidos en el banco para no mojar os, estuvimos algo más de 1h.
Cuando paro de llover ya estábamos fríos, pero había que avanzar. El cielo amenazaba lluvia así que más que flechas, buscábamos con la mirada posibles cobijos para la inminente lluvia. Una Gasolinera, otra parada de autobús, el balcón de una casa... Eran las 13h y apenas habíamos avanzado.
Cuando ya parecía que llegaríamos a Tapia de Casariego, otra gran nube empezó a caer sobre nosotros y tuvimos que estar casi 1h en una parada de autobús (en este caso, orientada al norte y por tanto, bien protegida del viento y lluvia del SO).

Cuando paso la lluvia quedo un cielo azul espectacular hacia nuestro camino y un par de horas de tregua.
Aprovechamos para visitar Tapia de Casariego y su bonito puerto y playas y avanzar plácidamente hacia el final de las tierras asturianas para entrar por el Puente de los Santos ña Miña Terra Galega (... Donde el cielo es siempre gris, que duro estar lejos de ti!!!). Lo realmente duro fue cruzar el puente con el viento huracanado que soplaba hacia el mar!!! Intente pasar montado en la bicicleta pero era imposible. Desde luego, cruzar el puente de 600m en estas condiciones no es apto para gente con vértigo.

Ya en Ribadeo, Santos estaba de antojo de pulpo (y yo también) Que mejor manera de sumergirte en Galicia que una buena ración de pulpo!!! Pero la mala suerte hizo que llegáramos demasiado tarde para encontrar alguna pulpería abierta... Así qué siendo casi las 5 y sin comer desde las 11, buscamos un bar y nos tomamos un par de bocadillitos y unas cervezas.

Un poco contrariados por lo del pulpo, y poco reflexivos, ir do que no se pronosticaban lluvias para las siguientes 2 horas, decidimos avanzar 33km más hasta Lourenzá.

Ya encaminados, no terminaba de ver clara la jugada y le comenté a Santos que íbamos a llegar casi de noche... Que quizás mejor quedarnos. La respuesta fue... Ya esta todo pensado así que seguimos. Cierto, ya estaba todo pensado... Pero quizás poco pensado o mal pensado! Pero bueno, quien dijo miedo!!
Cuando ya llevábamos 12km el cielo amenazaba con romperse en cualquier momento sobre nosotros... Y lo hizo!!
Como siempre íbamos localizando cobijos por si acaso, sabíamos que retrocediendo 200m, había una casa donde dejar pasar el chaparrón. Llegados allí, analizamos más detenidamente la situación.
Eran las 18:15, nos quedaban 21km y con un desnivel considerable. Llueve a mares y no sabemos si es camino con barro o carretera secundaria. Hay 2 opciones: regresamos a Ribadeo o avanzamos YA aunque este lloviendo a mares.

La respuesta fue contundente: para atrás nunca!!

Pues toca ir hacia adelante bajo la lluvia. Descartamos el camino marcado por la incertidumbre del barro que se podía convertir en una trampa con la noche tan cerca. Así qué buscamos la manera de llegar por la carretera a Lourenzá. Esa misma carretera nos dejaba a 4km de allí, así que era la mejor opción!

Nos preparamos para La lluvia y salimos a pedalear con fuerza para subir un par de puertos antes de que la noche se nos echara encima, para luego hacer un largo descenso de casi 8km que termino por dejarme absolutamente frío y empapado... Tanto, que llegado el llano era incapaz de pedalear.

Una vez recuperada la movilidad, los últimos 5 km fueron bastante duros por el frío y la lluvia... Hasta la llegada al Albergue.

El albergue es espectacular en cuanto a servicio: cocina completa, varios baños, habitaciones... Por tener hasta tiene fundas desechables para las almohadas!!

Aquí hay 3 peregrinos de a pie y nosotros dos, así que casi tenemos habitaciones individuales ;)

Para compensar el esfuerzo de hoy, no hubo pulpo, pero si dos platos de fabada, filete a la plancha con patatas y ensalada y requesón con miel!!! (11€ en Mesón o Pipote donde nos atendieron de lujo).

Mañana no se preve lluvia, al menos por la mañana. Estamos a 180 km de Santiago así que la fecha más probable de llegada será el jueves. Bahamonde podría ser un buen lugar de destino.

Hoy hemos cometido el primer error importante en la ruta. UE temerario aventurarse hasta Lourenzá siendo tan tarde y obligándonos a hacer un tramo, con frío, lluvia, la presión de la noche, y lo peor de todo, sin disfrutarlo. Al menos aprenderemos de ello y en el futuro podremos usar el argumento de "acuérdate de Lourenzá" cuando a alguno se le ocurra una 'toleadura' de estas.

Boas Noites! Ultreia et Suseia!















1 comentario:

Alberto Allegue dijo...

Para empezar la mañana os espera una subida antes de Mondoñedo y luego bajada. Reponed fuerzas allí que luego tenéis el puerto da Xesta hasta abadín de aúpa. Eso si, una vez llegado a Abadín agradeceréis rodar por A Terra Cha sin problemas hasta Bahamonde.